Nosotros, los ministros cristianos firmantes de esta carta, condenamos públicamente, no solo el asesinato injustificado de George Floyd por parte de los oficiales que lo arrestaron en Minneapolis, Minnesota, sino también todas las vidas perdidas de personas de color debido al racismo.

Deseamos que todas las personas de color, específicamente la comunidad afro estadounidense en nuestra nación sepa que los vemos, los apoyamos y valoramos sus vidas, tal como lo hace nuestro Señor y Salvador Jesucristo.

Creemos que Dios ama y valora a todas las personas, como lo demuestra el sacrificio de Su Hijo Jesús en la cruz, no para un grupo selecto de personas sino para todas las personas. Como está escrito en las Escrituras: “Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, y quien creyere en Él no perecerá, sino que tendrá vida eterna”.

Creemos que Dios no hace acepción de personas (Hechos 10:34). Estamos de acuerdo con la Declaración de Independencia de Estados Unidos de 1776 “… que todos los hombres son creados iguales, que su Creador los ha dotado de ciertos derechos inalienables”. Estamos de acuerdo con el Dr. Martin Luther King, Jr. en que debemos juzgar equitativamente “a los demás no por el color de nuestra piel, sino por el contenido de nuestro carácter”.

Por estas razones, condenamos la discriminación racial en cualquier forma y apoyamos, con oración, las protestas pacíficas y legales que exigen justicia para George Floyd y el trato equitativo de todas las personas por parte de los departamentos de la ley.

Condenamos las acciones violentas e ilegales de los oportunistas que buscan utilizar las protestas legales protegidas por el derecho a la libertad de expresión de la Primera Enmienda para perpetrar crímenes.

Entendemos que las acciones ilegales y de odio de unos pocos agentes de la ley no representan a la gran mayoría de los oficiales de todos los colores que protegen a nuestras comunidades con justicia y equidad todos los días. Para esos oficiales, estamos con ellos en este momento tan difícil.

Nosotros, los ministros de la Convención Bautista de Nevada creemos que la solución al racismo y a todos los demás pecados de nuestra nación, tanto individualmente o como nación, se encuentra en la relación personal con Jesucristo. Jesús tiene el poder de ayudarnos a arrepentirnos de estos pecados y recurrir a Él con fe, lo que cambiará nuestros corazones y nuestra nación para vivir juntos en amor, compasión y justicia para todas las personas.

Por lo tanto, nosotros, los ministros cristianos que hemos firmado esta carta, queremos que todas las personas de todos los colores en el Estado de Nevada y en todo el mundo sepan que son amados, queridos, valorados y bienvenidos en nuestras Iglesias.

Finalmente, queremos expresar nuestro profundo dolor y tristeza y unirnos a usted en este momento de dolor. Que Dios sane a nuestra nación, en el nombre de Jesús.

Mario AlsinaFernando Argumedo

J Ballard

Rob Boyd

Bruce Brown

Ed Brown

Frank Bushey

Leo Castro

Randy Collins

William Cox

Neal Creecy

Sam Crouch

Jim Disbro

Dennis Draves

Don EdwardsRoberto Estrada

David Fee

Tony Forehand

Earl Greene

Martin Haghani

Jim Hunter

Jose Irias

Brian Jenkins

Mike Katz

Theodore Scott Kern

William Lyons

Greg McCabe

Eddie Miller

Joseph Montoya

Mark MortonJeff Muehleisen

Oscar Munguia

James L. Reamer

Jarrod Reed

Jim Ricks

Giovanni Rivas

Tim Royal

Norm Sahm

Joe Salcedo

Hoyt Savage

John Mark Simmons

David Simpson

Sam Stanton

Bill StevensonMike Stewart

Robin Stork

Wilbert Talice

Joe K. Taylor

Gus Torres

Ron Tuit

Barry Tweedy

Doug Vaughan

Harry Watson

Larry Webb

Jon Wellman

Austin White

Kevin White